Ayer trajeron el nuevo sofá. Tras meses de obras y la familia desplazada a un apartamento pequeño donde aquello de “el roce hace el cariño” adquiere matices de ofensa, empezamos a ver el final. Quedan retoques: muchos, demasiados para el…

Volver arriba