Hoy he sabido de la existencia de Felicitas, una compañera de juegos de mi marido, de aquellos tiempos remotos de meter horas en la calle Tenerías y aledaños. Felicitas era de Becerril de Campos, pueblo palentino que hemos tenido el…