Portada » SIÉNTETEruel

SIÉNTETEruel

Algo en mí debía estar pidiendo a gritos sentirme y sentirme bien, porque las cuñas de la SER anunciando el Congreso del Bienestar y el Amor pronunciaban en segunda línea de audio mi nombre, como una psicofonía de mi propio espíritu que solamente escuchaba yo. ¡Vamos!

Y me fui. Llegué el viernes a Teruel, a la ciudad del amor; a la que recurrí en un absoluto gesto de amor a mí misma, en busca de soledad e inspiración desde la motivación visual, sensorial, espiritual y cultural. Me regalé el Congreso del Bienestar y el Amor, pero, sobre todo, me regalé Teruel; una joya que, como todas, si la cuidas, será para toda la vida. Me he prendado de Teruel y voy a mimar este recuerdo con estas líneas que releeré cada vez que necesite volverme a estas sensaciones que me llevo de mi escapada. He bebido de los cuatro caños de la fuente del torico y sé que voy a estar enamorada de esta ciudad el resto de mi vida.

Había visitado ya Teruel; de paso, callejeando con unos amigos. Pero, qué va, no había estado como merece estar esta villa. Me di cuenta ayer cuando empecé a escuchar a Marta, la guía del Mausoleo de los Amantes. «¿Están ustedes bien?». Lo preguntó varias veces a lo largo de la visita. Imposible no estarlo; es un auténtico regalo compartir un rato largo con personas que entregan conocimiento y amabilidad —en el caso de Marta también dulzura— con tanta generosidad.

Tumbas de los amantes
Abside de San Pedro

Fue muy emocionante escucharla contar la historia —que no leyenda— de Isabel y Juan, los amantes de Teruel. La espectacular iglesia de San Pedro donde se encontraron los sepulcros es una maravilla que presentada por Marta es una experiencia al más puro estilo Isabel de Segura: podría morir de amor por esta ciudad.

Con las emociones a flor de piel, me dirigí a continuación a la Oficina de Turismo, para unirme al grupo de personas que nos iríamos a pasear con Cristina para seguir conociendo la villa. Madre mía… ¿Se puede tener más suerte con las guías? No es posible contar las cosas mejor, ni más bonitas, ni más interesantes. La voz de Cristina es como aquellas de los primeros años de la radio: locuciones perfectas, pura música capaz de sublimar cualquier narración. Como me había pasado con Marta, también con Cristina sentí la importancia de ser turolense; un orgullo sin soberbia, un orgullo noble, legítimo y sí, otra vez, emocionante, como todo mi recorrido por la capital de esta provincia cuya etiqueta de turismo de la Diputación, #SienteTeruel, no podría ser más ajustada.

La etapa de convivencia entre mudéjares y cristianos es tan bella como inspiradora. La historia está repleta de buenas prácticas que deberíamos recuperar y poner en valor, a poca voluntad real que tuviéramos por hacer posible la armonía entre los pueblos, culturas y creencias. Las cuatro torres mudéjares son de una hermosura conmovedora; y es que sumar siempre hace que todo sea mejor.

El artesonado de la techumbre de la nave central de la catedral de Santa María de Mediavilla —la capilla sixtina turolense— es otra aportación a la riqueza de la diferencia, con la visibilización de personas de todos los estratos sociales, profesiones… en esa fotografía impagable de la sociedad del momento y de su diversidad cultural.

Artesonado de la techumbre de la nave central de la catedral
La Madrileña, Pablo Munguió.

De la arquitectura modernista de Pablo Munguió me quedo con La Madrileña, en la plaza del torico. Cristina nos puso la lupa sobre cada detalle de esta casa de cuatro metros y medio de ancho, de tal forma que creo que todas las personas del grupo nos pondríamos de su lado en preferirla de entre las tres edificaciones de Munguió destacadas en esta misma plaza: la oficina de la Casa Rural, la casa de la familia Ferrán y la anteriormente mencionada.

Termino como empezó todo: con la voz de Dios indicándole a Alfonso II el lugar donde levantar la nueva villa, con ese toro que se detiene para contemplar la estrella Actuel, y esa imagen de las astas del animal iluminadas por el refulgir del astro. De toro y Actuel… Teruel. Dicen. Nos cuentan. Y es tan bonito pensar que fuera así…

Hay más, mucho más… El trabajo espectacular de forja del vulcano Matías Abad; la pugna de Omar y Abdalá para desposarse con Zoraida, y esas dos torres —la de San Martín y El Salvador— que ganó la ciudad con este duelo de aspirantes; la muralla, los aljibes, el Museo Provincial (que me perdone la Diputación, pero con la casa de muñecas me he entretenido un poco más de rato que con las cerámicas)…

Ha sido un fin de semana intenso, aprovechado hasta el último minuto entre sesiones del Congreso del Bienestar y el Amor. Porque yo había venido a eso… pero Teruel capital me ha llevado al huerto.

Diré del congreso que ha sido un gustazo tener oportunidad de escuchar a mujeres y hombres tan interesantes hablar de lo que sea. Se aprende mucho escuchando. Este formato en el que se viene a prestar atención a lo que te cuentan, hace que temas que, en principio, no eran de tu interés, te provoquen las ganas de indagar y saber más. Me he tenido que marchar antes de que terminara la sesión que más me interesaba: Escribir en femenino. Cómo desmontar los estereotipos en la literatura. Ay… Con los dientes largos.

Voy en el autobús escribiendo y fijando lo vivido, aprendido y sentido. Como nos dijo Cristina, en el final de la visita guiada, al pie de la Escalinata de la Estación, los viajes se viven tres veces: cuando se preparan, cuando se viven y cuando se recuerdan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Macarena Domaica Goñi +info...
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios Automattic Inc., EEUU para filtrar el spam. +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba