Portada » Inicio ¿de qué?

Inicio ¿de qué?

Odiar es una palabra fea, pero es que es esa la que describe mi emoción más desparramada cada septiembre. Odio el inicio de curso: el “lo tengo que llevar para mañana”, la convocatoria de reunión de madres y algún padre (que siempre me pilla mal y en la que me aburro muchííííísimo); el “necesito playeras y ropa de deporte”, pero a casa llega de todo menos eso; la tarde en la megatienda de material escolar (tiene que ser esa porque se necesita coche para ir y hay unas colas demenciales (acabo de caer en que esas colas… a dos metros de distancia… Ja, ja, ja… #Metroncho, porque en unas horas voy a estar allí, con mi dragona cabreada en segundo plano)).

Siempre he odiado el inicio de curso, pero a este que arranca le tengo que sumar una pereza estratosférica.

Siento no estar obsesionada con la seguridad y ganarme con este comentario algún gesto de desaprobación. Bueno, en realidad no lo siento; cada cual hace lo que puede y a mí no me da la cabeza para preocuparme por más cosas, y menos por aquellas en las que tengo tan poca capacidad de control. Me he vuelto práctica: yo pongo de mi parte y espero que el resto ponga de la suya. Y a partir de ahí, #oremos.

El coronavirus es una amenaza para la salud física y también mental. No descubro nada. Nos vamos a volver personas insociables, desconfiadas y muy impertinentes en ese ejercicio espontáneo de exigencia del cumplimiento de las normas de seguridad comunitaria. Yo de pequeña jugaba algunas veces a ser poli del F.B.I.; me hacía unas tarjetas de cartón forradas (con foto y todo), que sacaba con soltura para intimidar a los malos. Me dejó de interesar este juego de imitación cuando empecé a cuestionarme quiénes eran de verdad los malos. Ya no me quedaron ganas de jugar a polis. Pero hay mucha peña por ahí a la que solo le falta la pistola de piñones. La están gozando con las circunstancias.

Hablando de circunstancias… Cada vez que oigo a alguien decir “en estas circunstancias…”, la dragona cabreada se sobreescribe al resto de aplicaciones que maneja el complejo ser que soy en estas fechas. “Estas circunstancias” se han ganado el respeto del mundo entero y sin embargo otras… Lo dicho: pereza.

La gente me da pereza, los informativos me dan pereza, las colas de personas me dan pereza, los hidroalcohólicos que te pringan hasta los zapatos me dan pereza; lavar/desinfectar/planchar continuamente las mascarillas me da pereza; los saludos que no pueden sustituir a un abrazo me dan pereza y la vuelta al cole, que de siempre me ha dado pereza, este curso ya se sale y no puedo con ella. Primer día, primera huelga: por una vuelta segura y pactada a las aulas. “Las protestas continuarán hasta que se den respuestas adecuadas”. #SeñorDamePaciencia. Algunas reivindicaciones las comparto -aumento de personal, sustituciones inmediatas, material de protección…-, pero otras me parecen tan poco factibles…: ¿15 alumnos/as por aula, a tres metros de distancia??? ¿Hace una visita guiada por los centros de la escuela pública? Milagros de la noche a la mañana… No sé. Y es que parece que estamos de acuerdo en que tener los coles cerrados es insostenible para las familias/economía/país, ¿no? ¿Cómo hacemos? Soy toda oídos.

Luego -con este arranque tan poco dinámico que se nos presenta- ¿inicio de qué? ¿Esto va a ser un curso? ¿A qué llamaríamos curso en la nueva normalidad? ¿Y a qué llamaríamos inicio?

Si ya llevábamos regular que la vuelta a las aulas fuera a ser rarita, temerosa e inestable… métele una convocatoria de paro que algunos profesores y profesoras secundarán y otros no, mientras la chavalería chupa horas de patio sin garantías de que puedan mantenerse las indicaciones de seguridad antivirus (lo dicen en la circular; también que si no quieres, que no vayan). Como madre, a mí me sobra ya todo. Después de tantos meses, yo ya necesito que cada mochuelo ocupe su olivo; incluida yo misma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Macarena Domaica Goñi +info...
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios Automattic Inc., EEUU para filtrar el spam. +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba